medicos.jpgEn Estados Unidos la salud no es un derecho es un privilegio para los que la pueden pagar. Un estudio entre los países del “primer mundo” concluyó en que el sistema de salud norteamericano se encuentra al final de la lista. Los aspectos que se tuvieron en cuenta estuvieron vinculados con el acceso, el desempeño y la eficiencia.

El informe presentado por el Fondo Commonwealth indica que la asistencia sanitaria de Estados Unidos es la más cara pero a la vez la más deficiente. Que paradoja, ¿verdad? La mismísima presidenta del Fondo Commonwealth enfatizó el hecho de que la nación de Mr.Bush es la única que no proporciona una respuesta en salud de marco universal.

El estudio “Espejito, espejito, una puesta a punto internacional sobre el desempeño comparativo del sistema de salud estadounidense”, registró, en la lista de resultados a Inglaterra con el el puntaje más alto, estando seguida por Alemania y más abajo, en tercer lugar, aparecieron Nueva Zelanda y Australia. Por su parte, Estados Unidos se ubicó al final de la cola, en aspectos clave vinculados al alcance de la salud sobre el ciudadano común.

De todos los países de que se incluyeron en el informe, el único que no tiene cobertura de salud universal para sus ciudadanos es Estados Unidos. Parece que a esta nación todavía le falta realizar algunas mejoras a las políticas públicas de salud.