deshielo-polo-norte.jpgEl Polo Norte se derrite y abre una nueva ruta de comercialización.- Los cambios climáticos consecuencias del accionar humano se observan en todos los rincones del planeta. Pero la región del Ártico es un medidor clave ya que allí se pueden ver los efectos dos veces más rápido que en cualquier otra zona.

Los deshielos del Polo Norte continúan registrando niveles históricos. Son tan marcados los cambios que se están produciendo en la región como consecuencia del calentamiento global que el hielo disminuyó en el Ártico generando nuevas rutas marítimas que se creían imposibles. El Pasaje Noroeste del Ártico se abrió completamente permitiendo la navegación entre el Atlántico y el Pacífico.

La Agencia Europea del Espacio (ESA) encargada de monitorear el Ártico a través de observaciones satelitales, informó que esta es la primera vez que el Paso queda completamente abierto para la circulación de embarcaciones.

Especialistas vienen advirtiendo que de no concretar medidas internacionales a corto plazo para enfrentar la problemática de la producción contaminante y de la emisión de gases de efecto invernadero es probable que para antes de mediado de siglo el Ártico se quede sin hielo.

Mientras que se continúan derritiendo los hielos se calientan las relaciones entre las cinco naciones interesadas en una porción de lo que queda del Polo Norte. Rusia, Canadá, Estados Unidos, Noruega y Dinamarca continúan reclamando controlar los recursos y accesos de la región. Ellos pierden el tiempo y el dinero en apropiarse de un territorio que debería pertenecer en su totalidad a la humanidad, sin distinción de naciones, y nadie propone, aprueba y aplica estrategias para detener el calentamiento global.

Foto: BBC