holanda El hermoso país de Holanda está localizado en el norte de Europa. Su población total asciende a casi 16 millones y medio de habitantes y su capital es la fascinante ciudad de Amsterdam. Parte de su frontera está bañada por las frías pero maravillosas aguas del Mar del Norte, mientras que el resto del territorio linda con Alemania y Bélgica. Holanda es sin dudas uno de los más interesantes países de Europa, contando con una importante tradición de modernidad y reformismo aun en momentos de mucho conservadurismo. Elegir Holanda como destino turístico es además una de las mejores ideas gracias a su diversidad cultural y de entretenimiento.

Holanda se divide en doce provincias: Limburg, North Brabant, Zealand, South Holland, Utrecht, Gelderland, North Holland (donde se encuentra la capital), Flevoland, Friesland, Groningen, Drenthe y Overijssel. En lo que hace a los intereses turísticos, Holanda se puede dividir en cuatro regiones, siendo el oeste la más visitada por turistas y con las áreas urbanas más densamente pobladas. Las ciudades holandesas son todas altamente ricas y bellas, con innumerables opciones tanto culturales como históricas y de entretenimiento ideales para todo turista. Entre estas ciudades debemos mencionar a Amsterdam (además de ser la capital, es reconocida como una de las ciudades más liberales y abiertas del mundo, donde diversas etnias y expresiones culturales conviven de la manera más natural), Groningen, la Haya (sede de residencia de la reina), Leiden, Rotterdam (lugar natal de Erasmo) y Utrecht (ciudad que fue construida en el año 47 por los romanos).

La historia de Holanda siempre ha sido extremadamente interesante y es por eso que visitar sus sitios históricos (ubicados tanto en las ciudades como en áreas rurales) le permitirán descubrir un poco el espíritu y la idiosincracia de su gente. Por otro lado, es importante recordar que Holanda muestra altísima tolerancia a fenómenos que son todavía tabú para el resto de Occidente, como por ejemplo el uso de drogas, la prostitución y la homosexualidad, conviviendo todos ellos en las ciudades y a la vista de cualquier turista. Sin embargo, esta actitud moderna y abierta no se ve reflejada en estos hechos si no también en la importancia que da Holanda a los avances tecnológicos y su influencia en la vida cotidiana. Como consecuencia, la calidad de vida de este país es considerada una de las más altas del mundo y es claramente algo para descubrir.