favela.jpgEl reconocido periódico de Brasil O Globo presentó un informe en donde se denuncian las persecuciones y censuras que los narcos y policías emplean en las Favelas de Río de Janeiro. El trabajo periodístico demuestra como los grupos de narcotraficantes y de paramilitares ejercen presiones sobre las vidas cotidianas de los habitantes de las zonas más pobres de la ciudad.

Estos grupos manejan que medios de comunicación consumir, que música escuchar y hasta que ropa vestir. Los niveles de determinación a la que son sometidos son altísimos y por supuesto existen castigos como la exclusión o la muerte para quienes intenten transgredir los mandatos.

Las Favelas de Río tienen el más alto porcentaje de muertes de adolescentes y jóvenes de todo Brasil. Los más jóvenes pagan el precio de vivir en una región gobernada por las armas y el miedo.

Cada grupo de narcotraficantes o paramilitares operan en determinadas regiones. La exaltación de la lucha, los enfrentamientos y las rivalidades son llevadas a las máximas expresiones cuando determinan estilos de música, frases y vestimentas que pueden ser utilizados es su “territorio”. Inclusive si sector pierde su zona de poder, las personas que viven en ese barrio deberán readaptarse a las nuevas prácticas impuestas por el grupo vencedor.

Las Favelas de Río son tierra de nadie, o mejor dicho son tierra de apropiadores que persiguen, matan y oprimen a los ciudadanos que tienen sus hogares allí. Este territorio libre para las mafias, drogas y trata de personas es gobernada por “el más fuerte” sin existir protección estatal o gubernamental que pueda proteger a los habitantes.

Foto: Bifurcaciones