>Con la sensación de muchos bolivianos que creen estar atravesando la peor crisis política y social de la historia de su país (que decididamente quedó comprobada a la luz de los últimos acontecimientos) y a días de la concreción del referéndum revocatorio convocado por el gobierno de Evo Morales, Bolivia, vuelve a sufrir otra dramática y violenta jornada, hasta el momento la más grave de todas las que se sucedieron, porque terminó con el lamentable saldo de dos trabajadores muertos.

Paradójicamente el día que la nación estaba celebrando su independencia, en la localidad de Caihuasi, las cosas estaban a años luz de parecerse a una celebración, con el panorama de dos mineros muertos y otros 32 heridos, tras enfrentarse con la policía local que intentó reprimir una protesta del mencionado sector que reclamaba cambios en la ley de pensiones.

bolivia_enfrentamiento_1.jpg

Pero Caihuasi no fue el escenario excluyente de la violencia que se repite y repite últimamente en el país, sino que la localidad de Tarija también fue sede de otra manifestación popular contra el gobierno de Morales, que además impidió que se realizase la esperada reunión entre Morales y sus pares de Venezuela, Hugo Chávez y de Argentina Cristina Fernández Kirchner.

En lo que va del año se registraron 42 muertes como consecuencias de los problemas sociales y políticos y la verdad que el panorama no es para nada alentador si tenemos en cuenta que el próximo 10 de agosto se hará aún más carne la división del país, con el referéndum que a pesar de todo lo que se ve que está pasando sigue siendo el principal capricho del oficialismo que no quiere dar el brazo a torcer ante sus enemigos.

Foto: EFE